Decorar con maletas Vintage

Decorar con maletas Vintage

Decorar con maletas Vintage…

Ya sabemos que este tema se aleja del papel pintado. Pero como nos ha parecido un recurso decorativo muy original y bonito, hemos decidido hacer un post sobre la decoración con maletas estilo vintage. Esperamos que os guste :)

No sé a vosotros, pero a mi siempre me han fascinado esas maletas antiguas y gastadas, algunas de ellas repletas de pegatinas. Me transmiten aventura y viajes con glamour. Si a ti te pasa lo mismo, seguro que te apetecerá saber qué opciones decorativas hay para poder lucir estas antigüedades en tu casa, de forma permanente. Aportando un aire vintage y con mucho estilo, yo he descubierto unas cuantas opciones, a cual mejor.

Apta para los amantes de las mascotas:

Si tienes mascota (perro o gato) y quieres decorar con una maleta vintage, no hay nada mejor que convertir la maleta en una preciosa cama para el animal. Las opciones son muchas, pero como ejemplo, quiero mostrarte esta propuesta, ya que me ha parecido muy sofisticada.

maleta-para-gatos-o-perros

Pero si te gusta algo diferente, aquí va otra propuesta genial.

Como mesitas en el salón o en el rincón de lectura:

Para qué colocar una aburrida mesita si podemos disponer de unas originales maletas que cumplan con la misma función.

Lo bueno de este tipo de decoración, es que se puede combinar con estilos más modernos, creando un efecto de contraste pero perfectamente integrado.

Como base para una lámpara. Un conjunto de 3 o 4 maletas da ese toque retro y desenfadado que tanto nos gusta.

Y para colocar en ese rincón dónde una mesa estorbaría, no me digas que un par de maletas no son la solución ideal.

Como ves, tampoco es necesario disponer de muchas unidades para crear el efecto mesa. Un estilo más a ras del suelo se integra perfectamente con la decoración y da ese aire casual a la habitación.

Maletas  únicamente como objeto decorativo:

Si te gustan las maletas pero no se te ocurre ningún sitio para que puedan ser de utilidad, no hay problema. Puedes ponerlas en lugares estratégicos donde cumplan su función decorativa pero sin utilidad concreta.

Debajo de una mesa es una opción muy adecuada para aquellos pisos dónde no hay mucho espacio disponible. Ahí no molestan, y además pueden servir para guardar objetos en su interior (pej. revistas, mantitas de sofá, labores, libros, etc…). Así se matan 2 pájaros de un tiro.

Si la habitación es muy amplia, las maletas son una buena manera de “rellenar” el espacio de una forma muy sofisticada.

Y por fin un clásico. Las maletas que sustituyen al típico baúl a los pies de la cama. Las puedes utilizar para guardar cosas o simplemente como mera decoración.

En el dormitorio, cómo mesitas de noche:

Habíamos visto la utilidad de las maletas como mesitas complementarias en el salón o en el rincón de lectura. Pero también se les puede dar un uso mucho más práctico. Convierte las maletas en estilosas mesitas de noche. Las combinaciones son múltiples.

En este ejemplo, se ha optado por rematar la mesita con un espejo en la superficie. Esto crea un efecto muy especial, y da un acabado muy sofisticado al conjunto.

En estas dos propuestas, se adaptan las maletas-mesita a un espacio más reducido, pero no por ello menos útil. Si los colores oscuros no te convencen, atrévete a pintar las maletas a juego con la habitación. En la primera propuesta se han pintado en blanco para armonizarlas más con el ambiente.

En esta propuesta, se han aplicado unas patas como soporte de las maletas y se ha rematado la parte superior con una bandeja de madera. Esto le da más aspecto de mesa al conjunto, pero sin quitar el encanto añejo de las maletas. Una idea estupenda.

Otros usos muy originales:

Bueno, para acabar, quería mostraros unas propuestas menos convencionales, pero igual de útiles y decorativas.

En primer lugar, la maleta-armario. En el aseo, o en cualquier otro lugar de la casa, podemos disponer de un original armario de almacenaje, gracias a la reconversión de una maleta. La idea parece de lo más descabellada, pero el resultado es fabuloso.

El tocador, otro lugar atípico dónde podemos instalar una de nuestras viejas maletas. Sobre gustos no hay nada escrito. La maleta puede ser sólo decorativa, aunque me parece una buena idea para guardar pequeños objetos del tipo, perfumes, peines, rímel, laca de uñas, espejos, etc…

Y por último, una de mis propuestas preferidas: Las maletas de almacenaje. Son muy prácticas. Sólo debes añadirles unas ruedecitas, y usarlas a modo de cajón. Las colocas debajo de la cama y… ¡Voilà! Ahí tienes el resultado. Una forma de decorar con gusto y sacar el máximo partido a las maletas.

Si con todas estas propuestas no te animas a decorar con maletas, es porque no quieres. No hay excusa. Espero que te haya gustado. Si quieres puedes enviarnos tus propuestas :)